Un proyecto inmobiliario puede llevar bastante tiempo hasta que se materializa. Por ello, es necesario tener en cuenta factores como el estado de la economía, el mercado inmobiliario y sus previsiones. Actualmente, la crisis de los materiales frena la construcción inmobiliaria, así que, los precios en 2022 están cambiando y lo seguirán haciendo. Saber esto es algo primordial si lo que quieres es adquirir una vivienda, ya que el estado de la economía y el mercado pueden ser decisivos ante un proyecto.

Escalada de precios en vivienda de obra nueva

El encarecimiento de los costes de la energía y la falta de materiales está provocando fuertes tensiones en el sector de la construcción. Materiales básicos para las obras como el acero, la madera o el vidrio y cemento, así como, muchos de los productos de construcción experimentan una subida de precios exponencial desde hace medio año. Esta situación está empujando a una gran parte de las constructoras a un escenario paralizante.

Preocupa especialmente cumplir con los contratos de obras públicas, cuyos precios se calcularon por parte de las administraciones en un contexto totalmente diferente, advierte así Fadeco (Federación Andaluza de Empresarios de la Construcción).

Por otro lado, a esto se le suma la escasez de suelo finalista sobre todo en las grandes ciudades de nuestro país. En España no existe una escasez de suelo físico literalmente (exceptuando el centro de grandes ciudades como Madrid o Barcelona), sino que los engorrosos y pesados trámites administrativos para transformar el suelo en urbanizable hacen que el proceso sea lento y exhausto. Debido a esto, llevar a cabo un proyecto inmobiliario se convierte en una ardua tarea para los promotores y las constructoras.

El 42% de las promotoras prevé paralizar la obra residencial

Según una encuesta realizada por ASPRIMA el 42% de las empresas promotoras prevé paralizar alguno de los proyectos residenciales que están en construcción actualmente,

Según el informe, se prevé la paralización de hasta 75 promociones.

De las promotoras que podrían paralizar una obra, un 43% de ellos prevé paralizar una obra y el 34% dos obras. En el caso de los proyectos que no han comenzado a construirse y que están en fase de preventa, un 56% de los promotores consultados prevé paralizarlas.

El sector tiene claro que esta situación no solo afectará a los plazos de entrega de las promociones, sino también a su precio.

Hiperregulación: Escasez de suelo finalista

España es el segundo país de Europa occidental con mayor abundancia de suelo físico.

Pero, contrariamente, no hay suficiente para construir. Esto se debe a los pesados y engorrosos trámites administrativos que dificultan el proceso para transformar un suelo en finalista. Esto dilata el tiempo de aprobación y construcción de una nueva promoción. El proceso puede llevar décadas en algunos casos, como ha ocurrido por ejemplo con el desarrollo Madrid Nuevo Norte (DCN), que ha tardado más de 25 años en salir adelante.

Lo que está claro es que existe una hiperregulación del suelo finalista, lo que ralentiza muchísimo el proceso de nuevos proyectos inmobiliarios.

Endurecimiento de la financiación bancaria

Debido a los factores antes mencionados, los bancos cada vez son más reacios a la concesión de nuevas financiaciones y buscan protegerse de posibles morosidades con cláusulas más estrictas. Esto hace que en ciertos sectores como el inmobiliario se dificulte mucho el acceso a la financiación. Además, las condiciones de los créditos bancarios se han vuelto tan restrictivas que para las empresas inmobiliarias suponen un riesgo que no pueden asumir.

 

La financiación alternativa: Un pequeño balón de oxígeno

Entre el encarecimiento de la energía, la falta de materiales y la hiperregulación del suelo finalista, la financiación bancaria cada vez es más restrictiva en cuanto a concesión de nuevas financiaciones. Por esta razón, la financiación alternativa, proveniente de instituciones financieras privadas independientes de los bancos, se está haciendo un hueco en el sector inmobiliario.

En estos tiempos, el crecimiento de la financiación alternativa será una de las claves para que no se paralice la actividad de miles de empresas del sector inmobiliario. Y en consecuencia, enriquecerá y fomentará la economía del país.

Ante esto, la financiación alternativa de DEXTER te proporcionará todos los recursos que necesitas para hacer realidad tus proyectos inmobiliarios. Dispone de más de 30 Fondos de Inversión y de Deuda, además de su alto volumen de colaboración con entidades financieras. DEXTER Global Finance cuenta en su base de datos con más de 1.500 clientes satisfechos, gracias a su rapidez, flexibilidad y atención al cliente durante todo el proceso.

La nueva generación de emprendedores, más digitales, como DEXTER, será la clave para impulsar el cambio financiero imprescindible para la economía española en tiempos de crisis.

Categorías: Dexter Global Finance

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir »